Los mayas concebían el tiempo de forma cíclica, no lineal como nosotros.

Descárgalo Descárgalo Descárgalo

CaptúraloCaptúralo

Cerrar

Compártelo

La concepción del tiempo de los mayas era muy diferente de la nuestra. Para ellos no era algo abstracto, sino que estaba concebido como el cambio cósmico producido por el movimiento de un ser sagrado, el Sol, el cual se convirtió en el eje de su cosmovisión. Por el movimiento circular del Sol, que determinaba los cambios en la tierra (día, noche, estaciones…), el tiempo se concibió como movimiento cíclico. Esta creencia implicaba la idea de que el futuro estaba detrás –porque la vista no alcanza- y el pasado está delante, porque se puede ver. De aquí la importancia de sus calendarios, que además permitían a sus gobernantes poderse legitimar vinculando su vida y actos con complejas narraciones simbólicas, acontecimientos futuros o pasados y dioses y gobernantes nacidos antes.

Los mayas concebían el tiempo de forma cíclica, no lineal como nosotros.